CALEFACCIÓN DE GAS, ¿CUÁL ES LA TUYA?

CALEFACCIÓN DE GAS, ¿CUÁL ES LA TUYA?

ECalefacción, es un servicio de imperiosa necesidad en los meses de invierno, pero nos asaltan las dudas … ¿Qué sistema conviene más a cada hogar dependiendo de sus necesidades? Es una decisión difícil de tomar.

Cuando hablamos de un buen sistema de calefacción para el hogar, surge el problema de que no existe un solo tipo de instalación ideal y universal válido para todas las viviendas.

Las características de cada casa lo convierten en único y exclusivo.

La fuente de calor que más utilizan los hogares españoles es la calefacción de gas y este puede ser gas natural, gasóleo C o gas propano.

Se trata de una energía limpia, eficaz y que no contamina. Encima, el gas se puede utilizar de forma conjunta como sistema de calefacción, para cocinar y para producir agua caliente.

Existen tres tipos de gas:

  • El gas natural:

Es el sistema más cómodo porque no necesita almacenarlo y el coste se paga según el consumo realizado y su coste es medio. El inconveniente está en su distribución, fuera de las grandes ciudades no existe una red de comercialización.

  • El gasóleo C: 

Su poder calorífico para grandes superficies es alto. Es un combustible más contaminante y sucio.  Además de necesitar un mayor mantenimiento, se necesita almacenarlo dentro de casa, lo que aumenta su peligro.

  • El gas propano: 

Es ideal para calentar hogares que no disponen de gas natural. Su potencia calorífica es similar al gasóleo y superior al gas natural. Se puede almacenar fuera de la casa en pequeños contenedores.

 

En todos los casos los emisores térmicos son los radiadores.                                       Los elementos que habitualmente se encargarán de distribuir el calor por toda la casa, intercambiando la energía procedente del agua caliente con el ambiente. Con ello, se eleva la temperatura de la habitación , para alcanzar la temperatura deseada.

 

Son incansables y están sometidos a presión temperatura y la circulación del agua, con lo que su elección es  algo a tener en cuenta.   Se clasifican sobre todo por el material de que están fabricados.

 

De Fundición 

 Tienen una gran inercia térmica y conservan  muy bien el calor durante tiempo. So de precio elevado y pesados

De Aluminio

Tienen poca inercia térmica y alcanzan rápidamente temperatura, perdiéndola  igualmente. Son mas baratos, mas ligeros y  de menor volumen

Suelo Radiante

Uno de los sistemas alternativos a los radiadores, es el conocido Suelo Radiante.

Es un sistema muy confortable que distribuye el agua caliente en invierno por el suelo de forma homogénea serpenteando por toda la superficie del suelo.

Se consigue una temperatura uniforme hasta alcanzar casi los tres metros de altura ya que no se distribuye en un solo punto como en el caso de los radiadores.

Crea u ambiente sano y limpio con una sensación muy agradable pudiendo regular la temperatura sin ningún problema. Con la posibilidad  de poder introducir agua fría en verano y mantener  una sensación de climatización  increíblemente refrescante.

Es un sistema utilizado de forma habitual en los países Europeos que ahora está tomando importante aceptación en nuestro país.

El único inconveniente es  que su instalación en viviendas ya construidas, precisa realizar una reforma en la que hay que cambiar los suelos. Para viviendas de nueva construcción es un sistema ideal.

 

 

Si quieres la información para tu casa…. Ven a vernos a la C/ Fresadores, 36, en el Polígono de Valdefuentes, Arroyomolinos, ¡te asesoramos sin compromiso para que elijas el tipo de calefacción idóneo para ti y tu familia!

 ¡al servicio de tu bienestar!